El diseño como acto de provocación puede invertir el statu quo

“¿Queremos más de lo mismo o algo completamente diferente?” En la propuesta de Ciudad del Cabo, el equipo de trabajo reconoció que, para iniciar la transformación física y psicológica de lo “temporal” hacia lo “permanente”, tenía que romper radicalmente con la manera aceptada de hacer las cosas –e incluso con la ley–: un paso sin duda valiente y radical tanto para el prestigiado y respetado despacho de arquitectura, como para la joven y dinámica iniciativa social.

 [Lindsay Bush]