Sintonizar expectativas locales y externas, así como establecer cronogramas, son tareas fundamentales –si bien difíciles– para la comunidad

Ejecutar las muchas ideas generadas durante el taller y después negociar con los socios locales y externos sigue siendo un desafío. Cumplir con la calendarización requerida por los diferentes participantes del proyecto y coordinarse con las otras actividades comunitarias resulta, igualmente, una tarea compleja. Necesitamos establecer criterios para la colaboración con profesionales externos para lograr un proceso de trabajo más fluido y efectivo, mejor adaptado a nuestras condiciones específicas y a la disponibilidad de recursos humanos y materiales.

[Asamblea Comunitaria de Miravalle]