Intercambio urbano: nuevas formas de colaboración en las ciudades

Marcos L. Rosa es arquitecto y urbanista, y curador de urbanxchanger

COdiseñando ciudades

El prefijo "co-" indica colaboración o igualdad. Designa algo hecho de manera conjunta, relevante para ambas partes. Codiseño se refiere, así, a la construcción colectiva de las ciudades. Una ciudad es el resultado de un esfuerzo compartido dirigido a la creación de sus espacios. Por tanto, aquí quisiéramos enfocarnos en cómo se llevan a cabo estos actos de creación.

Reconocer que las ciudades son resultado de un quehacer colectivo entraña la posibilidad de cambiar el modo en el que actualmente las construimos. Sin embargo, para que este cambio tenga lugar es necesario, por un lado, que los diseñadores comprendan la complejidad de los contextos culturales y sociales con los que trabajan y, por otro, que las iniciativas comunitarias reconozcan el potencial de los diseñadores especializados para contribuir a mejorar sus condiciones de vida.

Como parte del esfuerzo de forjar nuevas formas de colaboración urbana, urbanxchanger busca acercar la arquitectura a lo que hoy conocemos como “inteligencia informal”. En este periódico documentamos dicho proceso mediante la colaboración de diseñadores o expertos en la ciudad con iniciativas comunitarias de cuatro metrópolis: San Pablo, Ciudad de México, Ciudad del Cabo y Nueva Delhi.

 

un intercambio urbano

Un grupo de especialistas en la ciudad proveniente de cada una de estas cuatro urbes se asoció con colegas suyos de Berlín. Los cuatro equipos resultantes fueron puestos en contacto con una iniciativa comunitaria previamente seleccionada en las distintas ediciones del Premio Urban Age. Los equipos fueron constituidos deliberadamente para alentar un “intercambio urbano” entre los involucrados.

Las iniciativas comunitarias que participan en el proyecto se eligieron con base en su fuerte impacto en el entorno urbano y en el interés demostrado en el mismo. Asimismo, se buscó que el trabajo de estas iniciativas estuviera vinculado a macroestructuras en la zona metropolitana, aunque sus proyectos se enfocaran en mejorar los espacios urbanos en un nivel local. Nuestros criterios de selección respondieron a la siguiente lógica: si bien urbanxchanger reconoce la fragilidad de la acción aislada –debido a su carácter local–, el programa también analiza los mecanismos utilizados para propiciar el cambio, y cómo esos mismos mecanismos podrían aplicarse en una escala mayor.

Esta lógica nos llevó a elegir cuatro escenarios distintos: los huertos urbanos bajo los cables de alta tensión en San Mateo, San Pablo; los espacios comunitarios que se extienden por los linderos urbanos en Miravalle, Ciudad de México; los espacios de autoconstrucción ubicados en el borde del asentamiento de Sangam Vihar, Nueva Delhi; la revalorización (up-cycling) de las personas a través de la enseñanza de oficios, utilizada para enfrentar la crisis de vivienda en Ciudad del Cabo.

Después de varias discusiones a larga distancia, los diferentes grupos se reunieron por primera vez en la ciudad que les correspondía, donde conocieron las iniciativas comunitarias locales a través de talleres de profundización diseñados a la medida. Estos talleres incluyeron visitas al sitio, caminatas urbanas, discusiones multidisciplinarias, charlas y sesiones de diseño participativo con los habitantes locales. A lo largo de todo el proyecto, los equipos y las comunidades trabajaron de manera conjunta con los curadores y los coordinadores locales, quienes fueron clave en la mediación del proceso gracias a su experiencia previa con las iniciativas comunitarias seleccionadas.

 

Los objetivos de un proceso abierto

Intencionalmente, a los equipos no se les pidió que construyeran algo, sino que más bien escucharan y aprendieran los unos de los otros in situ. Se les instó a que probaran diferentes modalidades de acción con la comunidad y que desarrollaran una estrategia local, orientada al proceso, que respondiera a los retos enfrentados por cada iniciativa. De este modo, se podía re-imaginar el vínculo entre la iniciativa comunitaria, los especialistas y la ciudad. En todos los casos, la participación activa y la negociación entre todas las partes involucradas fueron las guías del proceso.

A los especialistas se les convocó a reflexionar, desde sus diversas perspectivas, sobre si es posible transferir el conocimiento urbano y la inteligencia social de un tejido sociocultural específico a otro y, de ser así, cómo lograrlo.

En este contexto, fue crucial que el intercambio de conocimiento y experiencias resultara relevante y provechoso para ambas partes. Las iniciativas comunitarias debían ser capaces de compartir sus experiencias y, al mismo tiempo, beneficiarse de las ideas de los otros; de este modo, todos podrían colaborar para hacer frente a los desafíos.

Durante el proceso de construir propuestas de soluciones, se alentó a los equipos a que examinaran el statu quo del diseño arquitectónico, que tomaran en cuenta la noción de responsabilidad compartida en el entorno construido y que analizaran el impacto social, político, económico y ambiental de sus acciones. En todos los casos, las soluciones propuestas fueron puestas a prueba o implementadas en el espacio urbano.

 

REFLEXIÓN

Tiempo después, los equipos se encontraron en Berlín, ciudad que es considerada por algunos como un centro contemporáneo de innovación urbana. Aquí, los especialistas en la ciudad pudieron compartir su trabajo y sus hallazgos, así como reflexionar sobre sus propios procesos a partir de la retroalimentación con los otros equipos y del contacto con algunas iniciativas comunitarias berlinesas. Esta fase de urbanxchanger consistió en una ponderación de las prácticas experimentales desarrolladas en las cuatro ciudades. Se analizaron críticamente las metodologías empleadas, así como las herramientas generadas durante el proceso de trabajo; también se discutió acerca de la transferencia del conocimiento obtenido con la experiencia.

 

CUATRO NARRATIVAS

Las cuatro prácticas presentadas en este periódico revelan enfoques alternativos que difieren de la planificación urbana convencional. El conocimiento que generaron está relacionado con los aspectos social y procesual del espacio, y podría resultar de gran utilidad para otras comunidades, diseñadores y gobiernos.

Con base en la experiencia de urbanxchanger, nuestra recomendación es que el campo de los estudios urbanos se enriquezca incorporando estrategias locales. Esta línea de pensamiento apunta a la necesidad de revisar los instrumentos disponibles hoy en día para la intervención urbana. Sugiere un salto del diseño del mero objeto arquitectónico a un diseño capaz de articular las complejidades presentes en los espacios urbanos: los medios de producción, las maneras en que son usados los espacios, la experiencia que la gente tiene de ellos y sus modos de apropiación. Dichos actos de transformación espacial subrayan el papel de quienes construyen el espacio, así como los modos de construir espacios que resultan de una constelación de relaciones sociales entretejidas en un locus particular.

El proceso de reflexión y crítica de la experiencia de urbanxchanger generó conocimiento crítico en dos áreas centrales: planteó preguntas y orientó los ajustes a las prácticas desarrolladas en las cuatro ciudades. Además, demostró cómo las experiencias y el conocimiento obtenido pueden ser transferidos a la ciudad de Berlín. Esto enfatiza los diferentes niveles de colaboración presentes en el proyecto. Urbanxchanger no se trata simplemente del Sur aprendiendo del Norte –o a la inversa–, o de arquitectos, diseñadores o especialistas en la ciudad aprendiendo de las iniciativas comunitarias o viceversa. El proceso hace hincapié, sobre todo, en el discurso del "co-" como una posibilidad en un nivel global, y en la muy discutida “naturaleza de la participación” a través de la perspectiva del diseño, las metodologías, las herramientas y las técnicas.

El concepto de codiseño está en el corazón del proyecto urbanxchanger: colaborar con los usuarios y aceptarlos como expertos de sus propios entornos, más que diseñar para ellos. Este planteamiento también postula el impacto de la arquitectura y el diseño como disciplinas que deben interactuar con el statu quo y contribuir a la creación de entornos urbanos apropiados. Urbanxchanger es acerca de identificar el potencial para el cambio involucrándose con los desafíos que enfrentan los habitantes en su vida cotidiana; es acerca de sumar fuerzas políticas para empoderar a los habitantes para que sean ellos mismos quienes transformen su realidad con una actitud pragmática, echando mano de los recursos a su alcance. Finalmente, urbanxchanger es acerca de encauzar diferentes perspectivas hacia una sola dirección innovadora para codiseñar futuros posibles: juntos, recíprocamente y en conjunto.

“Codiseñar ciudades: arquitectura e inteligencia informal” se refiere a un enfoque colaborativo que incluye arquitectura y planeación urbana, así como diseño y manejo de espacios públicos, capitalizando los recursos de las comunidades locales. El proceso de investigación presentado en este periódico identifica oportunidades y desarrolla instrumentos alternativos para intervenir en la construcción del espacio colectivo.

PDF
Download