La transferencia de conocimientos nos llevó a descubrir nuevas cosas y a intentar llevarlas a cabo

En Berlín nos dimos cuenta de que en un huerto no solamente se pueden cultivar vegetales. Vimos huertos con una función más bien social, al fungir como centros de aprendizaje, recreación y activación de espacios urbanos subutilizados. Las problemáticas más comunes de los huertos urbanos de Berlín tienen que ver con su naturaleza estacional (en su mayoría permanecen inactivos durante el invierno), con el hecho de que muchos de ellos son concesiones temporales de tierra, con la inviabilidad de producir realmente comida y con la desvinculación entre los horticultores que les impide discutir sobre métodos y enfoques. Esta última observación (la importancia de la transferencia del conocimiento) nos llevó a crear una plataforma para registrar de otra manera la información sobre los huertos urbanos. Ya de vuelta en Brasil, estos aprendizajes inspiraron una acción más: regresamos al huerto para registrar los usos medicinales que la cultura popular atribuye a las plantas ahí cultivadas y los compilamos en un atlas.

 [Vapor324+Bandoni+Masagão]